13

Puedes hacerlo más rápido, más lento, más duro o puedes hacerlo al revés; pero lo que hacemos todos es imitar lo que hizo Black Sabbath.

(Rob Zombie)

black sabbath - 13
El 12 del 12 del 2012 Black Sabbath anunció lo que ya se sabía, que habría nuevo un disco reunión con la formación original de la banda. Aquella formación que inventó el heavy metal en Birmingham hace ya cuarenta años. Ante la imposibilidad manifiesta de que el lanzamiento se produzca el 13 del 13 de 2013, este mes de junio llega a las tiendas 13, el nuevo disco de Black Sabbath.

La imposibilidad de lanzar el disco el día 13 del mes 13 – ¡qué sabrá el calendario de markenting!- no ha sido la única ni la más grave limitación de este lanzamiento. El supuesto disco de reunión con la formación original, y que a entender de uno habría supuesto un hito, al menos simbólico, en la historia de la música, no se ha producido con todo. Más bien habría que calificar a este LP como un disco de reunión de Black Sabbath con Ozzy. O de Heaven and Hell con Ozzy, que es lo mismo. Vamos que, al final resulta que simplemente Ozzy ha sustituido al fallecido Dio. Un lío, desde luego. Maldita Sharon.

Sobre la falta de Bill Ward a la batería, cada parte tiene su versión y aquí no corresponde extenderse mucho en ellas. Nosotros sólo podemos sentir que este disco de reunión no lo sea realmente, porque la formación original de Black Sabbath, aquella formada por Ozzy Osourne, Bill Ward, Tony Iommi y Geezer Butler fue uno de los mejores equipos que se hayan formado en la historia de la música. Cuatro genios con sus respectivos instrumentos a los que la providencia tuvo a bien juntar en el lugar exacto en la época exacta para que revolucionaran la música contemporánea con unos ejercicios individuales de virtuosismo perfectamente ensamblados en el conjunto. Unos chavales que habían tenido un grupo de blues y que, reconvertidos a hippies con melena y guitarras distorsionadas, grabaron un álbum debut en una sola toma, con partes improvisadas, incluso, que según el criterio de muchos, fundó lo que ahora llamamos heavy metal.

Qué bonito hubiera sido contar aquí con esa formación, ya que la providencia nos lo vuelve a permitir, ¿verdad? La providencia sí pero parece que el señor dólar no. ¿O quizás sea la señora dólar? ¡Perdón! La señora Osbourne quería decir.

Todos están bien. Quizás se eche de menos un sonido más contundente del bajo de Buttler, él que hizo algo tan importante al darle más protagonismo a un instrumento casi siempre relegado al segundo plano. Ward no está, así que la batería tampoco adquiere mucho protagonismo, suena correcta. Destacan más Ozzy y Iommi, por supuesto. Éste último con especial mérito. Como ya se sabe desde hace bastante está luchando contra el cáncer. Una lucha que no pudo ganar el eterno Dio –último de cantante de Black Sabbath, o como Sharon obligó a que se llamaran mientras ella no pudo hacer dinero de la banda Heaven and Hell- y que ahora Iommi tiene que librar en todo este proceso de vuelta. No parece que haya repercutido al rey de riff el plano creativo, aunque muchos nos quedamos sin poder verlos en directo al verse obligado a cancelar la gira de reunión de hace un año.

Black Sabbath: Iommi, Ozzy, Butler, y Ward

Ozzy en los viejos y locos tiempos

Ozzy en los viejos y locos tiempos

Ozzy es un caso aparte. En el disco está muy bien, sorprende como mantiene la voz al pasar los años y las drogas por él. Y es un caso aparte, también entre otras cosas, porque hace pocos días subió un comunicado a Internet en el que pedía perdón a todo el mundo por su “demencial comportamiento” por culpa de su recaída con las drogas durante el proceso de creación de este disco.

Un comportamiento que el mismo Ozzy califica de “demencial” debe ser algo muy muy loco-. Siento mucho la recaída del viejo Ozzy con las drogas, cuando parecía que eso se había quedado en el pasado, pero no sabemos si las drogas han sido una traba o una ayuda a la hora de hacer este decimotercer álbum de Sabbath. Lo que está claro es que lo consigue, mantiene la voz y mantiene la técnica.

El disco sale esta misma semana, pero hace unas cuantas que conocemos el primer single God Is Dead? Los Sabbath se preguntan lo que afirmaron Nietzsche -quien aparece en la portada del single con una especie de espaguetis color violeta cayéndole por la boca que le hacen parecer la caricatura de una morsa- y, más recientemente, Opeth con algo más de acierto musical.

Black Sabbath - God Is Dead?

La primera canción de la “reunión” de Black Sabbath viene a ser una revisión de la que fue su primera canción, la que se llama igual que el grupo y que su primer disco. La estructura de la canción al menos no deja de ser la misma, sólo que en esta ocasión, evidentemente no se consiguen los mismos resultados. La primera parte son seis minutos y medio de cadencia que no resulta tan turbadora –o tan desagradable, en el sentido que ellos mismos querían conseguir- como fue Black Sabbath. A partir de estos seis minutos y medio, un riff de guitarra de los que a la cabeza de Iommi le sobran abre una segunda parte más animada que remata el tema.

El video de God Is Dead? puede ser visto desde esta misma semana y… en fin, juzgad vosotros mismos:

Digamos que aprovechan un tema de actualidad.

También es tentador pensar que hay que echarle pelotas para lanzar un single de casi nueve. minutos, pero lo cierto es que este lanzamiento no necesita ninguna ayuda comercial más que la que tenía la expectación de oír la canción reunión del grupo. El resto del disco no está mal, y creo que, como ya he dicho, lo que mejor lo define musicalemente es: Heaven and Hell con Ozzy.

En resumen, suena menos al estilo de los primeros Sabbath que alguno de los discos de esta nueva ola de grupos sabbathianos más papistas que el Papa que están últimamente de moda. Escuchad el nuevo de Orchid -que además merece la pena-, por poner un ejemplo muy claro.

En este disco reunión, Black Sabbath es una banda de tres

En este disco reunión, Black Sabbath es una banda de tres

Eso no es mejor ni peor, supongo. Tampoco se trata de que los grupos no evolucionen, ni cambien o se queden estancado en el mismo sonido que les lleve a hacer discos clónicos. Y en realidad, hace décadas que todo el mundo ha asumido que lo que se edite bajo el nombre de Black Sabbath, de Heaven and Hell o el que Sharon Osbourne permita no se parecerá realmente a Paranoid –por mucho que el solo de Zeitgeist quiera recordarnos al de Planet Caravan-. Tampoco es que podamos decir que el resultado sea demasiado excéntrico para la línea que ha seguido Iommi desde entonces. Y tampoco es que sea un disco de mala calidad. Y deja algún detalle con sabor añejo. Eso sí, nada tan destacable por el plano musical como por el simbólico. Que no es poco.

Precisamente con todo este simbolismo juegan mucho durante el LP. Si 13 termina con los mismos sonidos de lluvia y campanas con los que comenzaba Black Sabbath allá por el año 70, es lógico pensar que los guiños musicales son, precisamente eso, y no casualidad. Este Trece tiene constantes momentos en los que nos quiere recordar de alguna manera a los primeros Black Sabbath. Y parece lógico pensar que es algo muy deliberado.

Y, sea como sea el resultado grabado, a ver si de una maldita vez los más jóvenes del lugar podemos tener la oportunidad de ver a la formación reunida sobre un escenario como en el 99:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s